Lugares de Madrid: La cuesta de los ciegos.


Bienvenidos a este pequeño recorrido por Madrid, una parte poco conocida, ubicada en la zona árabe de la ciudad y con un pasado muy interesante: ¿preparados?

La Cuesta De Los Ciegos también se conoce como "El arrastraculos" ya que el aspecto que tenía esta cuesta hace un tiempo atrás era realmente peligroso, parecía más que nada, un tobogán de ladrillos, algo muy peligroso para los peatones, así que coloquialmente los niños del lugar le llamaron "El Arrastraculos" y utilizaban La cuesta de los ciegos para deslizarse por ella.

¿Por qué es interesante este rincón de Madrid? Pues mirad, principalmente porque es uno de los desniveles de la ciudad con más encanto y también porque esconde algunos secretos y leyendas.

Lo primero deciros que esta cuesta une la Calle Segovia y la Calle de La Morería. La calle de Segovia es llamada así porque unía la ciudad de Madrid (La Villa) con el camino viejo a segovia y la calle de la Morería que era la arteria principal del barrio musulmán, o "barrio moro" por aquí cerca también rondan la plaza de la morería y el famoso corral flamenco "El Corral de la Morería).

Hoy en día, es un descenso tranquilo y romántico aunque encierra una leyenda, la cual, procedo a relatar:

Allá por el 1200 sin detenernos año arriba, año abajo, San francisco de Asís que es ese santo que habreis visto mil veces en una estampita con un habito marrón, muy delgadito y una aureola sencilla sobre su cabeza que normalmente va rodeado de pajaritos y árboles en las imágenes ¿ os suena? Pues por cierto, era italiano y fundó la orden de los franciscanos.

Pues a lo que iba, San Francisco de Asís, llego a Madrid

Francisco, vivía de la caridad de los vecinos y claro está, que habitualmente pasaba por esta cuesta, por este desnivel. Un día Francisco llega al convento de san martín, entrega al prior ( el superior de un monasterio) una cesta de peces y a cambio le entregaron a Francisco una tinaja de aceite.

Francisco llega a su casa y se encuentra con varios ciegos que estaban pidiendo limosna y cuenta la leyenda que Francisco untó los ojos de los ciegos con un poco de aceite y al momento, de forma milagrosa los ciegos recuperaron la vista (y espero que en ese momento le hicieran santo porque ese milagro no lo hace cualquiera).

Otra versión radicalmente distinta del origen del nombre de La Cuesta de los Ciegos es que al final de la misma, había un grupo de invidentes que cantaban y bailaban al son de un violín (allá por el siglo XVIII) a cambio de limosna.

Por esta zona discurría el arroyo de San Pedro, tambien llamado el Arroyo Matriz, que por cierto, de ahí deriva el nombre de Madrid, Matriz, Matrice, Mayra y Mairit --> Madrid.

Justo debajo de la zona de la zona de Las Vistillas, Cuesta de los Ciegos, Barrio Árabe encontramos algo que posiblemente no sabéis que existe: Pasadizos y túneles secretos.

Os cuento rapidamente la historia: En mitad de la edad media (que sabeis que es del siglo V al XV) justo en el siglo IX, se construye la muralla de Madrid por los Árabes para defenderse de los ataques cristianos. La muralla esta construida en ladrillo, pedernal ( una piedra muy dura de bordes cortantes) y silex. De aquí viene el antiguo emblema de La Villa, el cual lo podéis leer en la Plaza de Puerta Cerrada, pintado a modo de mural por Alberto Corazón en los años 80, seguro que lo habeis visto cientos de veces, al lado de la Plaza Mayor, una plaza con un cruceiro. En el mural pone "Fui sobre agua edificada y mis muros de fuego son, esta es mi insignia y mi blasón" : sobre agua ya habéis aprendido por qué es, por la cantidad de agua que tenia la ciudad, por el arroyo Matriz, ya que como todas ciudades, Madrid comenzó s vida al lado del agua, ¡incluso la plaza mayor era un pantano!

La parte de "Mis muros de fuego son" Viene de los ataques de los cristianos a la muralla ya que al lanzar su ataque los impactos de los proyectiles provocaban muchas chispas, y por ello decían que sus muros eran de fuego. Precisamene hago un inciso para decir que a los de Marid nos llaman Gatos por saltar esta muralla.

Siguiendo con los pasadizos secretos, decía que por aquí pasaba el Arroyo de San Pedro, este Arroyo Matriz, arroyo que con el tiempo y la organización del terreno se convirtió en la calle Segovia. Bajaba desde Puerta Cerrada hasta orillas del que más tarde, se llamó Río Manzanares (que es el río del que los madrileños nos sentimos tan orgullosos por el mero hecho de que no se haya secado ¡tenemos río, está ahí!)

Os diré que los pasadizos están justo debajo de la zona de Las Vistillas y tienen su origen en la Edad Media ya que esta zona -literalmente- era un barranco, imposible de bajar a pié, y aunque no era el único barranco de La Villa, era el más dificil de todos. Así que lo que entonces hicieron fue excavar túneles para poder pasar de un lado a otro de la muralla.

No se sabe quien excavó los túneles, los cuales, son del mismo material que la muralla, pero a día de hoy se pueden visitar y os quiero dejar una fotografía de @arteenmadrid que lo demuestra.


Posts  
Recientes